Deliciosa Receta: Barras de Cheesecake con Remolino de Frambuesa

Las Barras de Cheesecake con Remolino de Frambuesa son una delicia única que combina la suavidad del cheesecake con la frescura de las frambuesas. Este postre cautivante es ideal para los amantes del cheesecake y aquellos que disfrutan de un toque afrutado en cada bocado. La mezcla perfecta entre lo cremoso y lo frutal hace de estas barras un postre versátil que puede adaptarse a diversas ocasiones.

Ingredientes para Barras de Cheesecake con Remolino de Frambuesa

  • Para la base:
    • 200 gramos de galletas tipo digestive
    • 90 gramos de mantequilla derretida
  • Para el relleno de cheesecake:
    • 450 gramos de queso crema
    • 150 gramos de azúcar
    • 2 huevos grandes
    • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • Para el remolino de frambuesa:
    • 150 gramos de frambuesas frescas
    • 30 gramos de azúcar

Instrucciones para Preparar Barras de Cheesecake con Remolino de Frambuesa

  1. Preparar la base: Tritura las galletas tipo digestive hasta obtener migas finas. Mezcla las migas con la mantequilla derretida y presiona la mezcla firmemente en la base de un molde cuadrado. Refrigera mientras preparas el relleno.
  2. Preparar el relleno de cheesecake: En un tazón, bate el queso crema con el azúcar hasta que esté suave. Agrega los huevos uno a uno, batiendo bien después de cada adición. Incorpora el extracto de vainilla y vierte esta mezcla sobre la base de galleta.
  3. Hacer el remolino de frambuesa: En una cacerola pequeña, cocina las frambuesas frescas con el azúcar a fuego medio hasta que se deshagan y se forme una salsa espesa. Coloca cucharadas de esta salsa sobre el relleno de cheesecake y usa un palillo o cuchillo para hacer remolinos.
  4. Hornear: Precalienta el horno a 160°C y hornea las barras durante 35-40 minutos o hasta que el centro esté casi listo. Deja enfriar a temperatura ambiente y luego refrigera durante al menos 4 horas o toda la noche.

Equipamiento Necesario

  • Molde cuadrado para hornear
  • Batidora eléctrica o manual
  • Cacerola pequeña
  • Espátula

Almacenamiento de Sobrantes

Las Barras de Cheesecake con Remolino de Frambuesa se conservan mejor en el refrigerador. Guárdalas en un recipiente hermético y consumelas dentro de los 3-4 días para disfrutar de su frescura óptima.

Sugerencias de Maridaje

Estas barras son perfectas para disfrutar con una taza de café o un té aromático. Su cremosidad y toque frutal las hacen ideales para acompañar postres más ligeros como sorbetes de frutas o incluso una copa de vino blanco semidulce.

Preguntas Frecuentes

¿Puedo usar frambuesas congeladas en lugar de frescas? Sí, las frambuesas congeladas funcionan bien para hacer el remolino. Asegúrate de descongelarlas antes y eliminar cualquier exceso de líquido.

¿Se puede usar otro tipo de galletas para la base? Claro, puedes experimentar con galletas de mantequilla, galletas de chocolate o incluso galletas integrales para darle un toque diferente a la base.

¿Puedo sustituir el queso crema por otro tipo de queso? El queso crema es el más común en esta receta debido a su textura cremosa, pero podrías probar con queso ricotta para un cambio sutil en el sabor y la consistencia.

Conclusión

Las Barras de Cheesecake con Remolino de Frambuesa son una adición encantadora a cualquier ocasión. Desde reuniones familiares hasta cenas elegantes, este postre versátil y delicioso seguramente impresionará a todos. ¡Comparte esta receta con amigos y familiares para que también puedan disfrutar de esta exquisita combinación de sabores!

Leave a Comment